Porque la vida nos ha enseñado que todas luchan por igual y cada una tiene una historia que contar.

Hoy, le daremos apoyo y felicidad a miles de madres en su día, para que puedan seguir luchando y siendo:
Conócelas aquí...

Una joven de 17 años que vive en la comuna de La Granja y fue mamá a los 15.

La falta de apoyo hizo que dejara sus estudios para poder dedicarse al cuidado de su hija, ganarse la vida y salir adelante para que a ella no le faltara nada. Sin embargo, entre la búsqueda constante de trabajos y fracasos ante su lucha, se dio cuenta que la educación significa una puerta de entrada a muchas oportunidades y que terminando sus estudios, podía optar a un mejor futuro, estudiando una carrera profesional y optando a capacitaciones o institutos mediante becas. Porque ella sí puede y por su hija, lo quiere lograr todo.

Este año Camila cursa primero y segundo medio en el Colegio de Reinserción Gran Betania, del Hogar de Cristo. Es una de las mejores alumnas  y junto a los educadores está en una constante búsqueda vocacional. Y si bien tiene sueños, sabe que hoy, con garra y valentía, lucha a diario por ella y su hija.

Camila es la representación de todas las madres adolescentes que hoy, a punta de valentía, terminan sus estudios en nuestras escuelas de Reinserción Educativa.

Una mujer de 27 años que vive en la comuna de Maipú y que a pesar de vivir en situación de extrema pobreza junto a su madre e hija de 4 años y no tener grandes oportunidades, se enfrenta ante la vida y se las busca por encontrar un trabajo que la ayude a salir adelante, porque sabe que tiene las capacidades y puede lograr sus sueños.

Todos los días se levanta y va a las capacitaciones de la Fundación Emplea de Hogar de Cristo, donde se está formando en el área de gastronomía. Se esfuerza por aprender, mientras vende colaciones a sus vecinos por encargo cada día, lo que le permite poner a prueba sus conocimientos, darse a conocer y darle a su pequeña lo que merece… soñando con tener la oportunidad de convertirse en una gran ayudante de cocina y día a día, salir adelante por ella y su hija.

Rocío es la representación de todas las madres que hoy se capacitan por darle un futuro mejor a sus hijos en Fundación Emplea del Hogar de Cristo.

Una madre de 81 años que durante toda su vida ha luchado por sus 4 hijos y que hoy se encuentra postrada en cama debido a una enfermedad, en la casa y al cuidado de una de sus hijas, Ingrid, quien lucha por darle toda la atención que su mamá merece. Hoy es ella quien tiene que velar día y noche por Teresita, darle de comer, vestirla, bañarla y cuidarla, tal como su madre cuidó de ella.

Ha tenido que postergar su independencia y desarrollo laboral, lo que hace que todo cueste más, pero lo único que le importa, es que su mamá esté bien y así nunca fallarle.

Si bien Ingrid no tiene la experiencia que requiere el cuidado de un adulto mayor, cuenta con la ayuda de los cuidadores de Atención Domiciliaria del Hogar de Cristo, quienes las visitan constantemente, entregando artículos de aseo personal, conocimiento y acompañamiento, tanto para su madre, como para ella como cuidadora.

Teresita es la representación de miles de madres que hoy requieren del cuidado de sus hijos con apoyo del Programa de Atención Domiciliaria al adulto mayor del Hogar de Cristo.

O también puedes…